Saltar al contenido
Mba

¿Eres el indicado para hacer un MBA?

¿Eres el indicado para hacer un MBA?

Todos somos buenos en algo, bien sea para estudios académicos profesionales o labores, donde la fuerza física está por encima de la intelectual. En el primer de los casos, las personas deciden de qué manera sus conocimientos pueden utilizarse para obtener ganancias al momento de emplearlos.

En el segundo de los casos, se requiere de preparación física y mucha disciplina para tener el físico deseado, de este modo poder desarrollar actividades físicas de amplio requerimiento.

En ambos casos el prerrequisito es la disposición, todo lo demás forma parte de una serie de disposiciones transitorias que harán que los menos calificados sean borrados de la lista, para dar paso a los verdaderamente idóneos para el trabajo. Ahora bien, ¿Qué mediría si les dijera que esto puede usarse incluso para la continuación de estudios?

Requisitos para estudiar

Esto no se habla de cuánto dinero has de tener en tu cuenta bancaria para pagar una matrícula universitaria, aunque técnicamente es lo más importante, ya que sin dinero no podrás estudiar. Pero se expone que lo principal para tratar de ampliar tus conocimientos es contar con una base sumamente sólida en ellos.

En los MBA esto se complica, ya que no son muchos los que fueron bendecidos con el conocimiento para entender amplias operaciones matemáticas o simplemente llevarse bien con los números. Es importante contar con vastos conocimientos financieros, una perfecta cualidad de trabajo en equipo, creatividad y mucha empatía.

Los elementos anteriormente mencionados van de la mano con los elementos que hacen posible la administración y gestión empresarial, siendo estos, la contabilidad, Marketing y los recursos Humanos respectivamente. Estas son las áreas que ha de saber manejar para poder siquiera pensar en la posibilidad de optar por una MBA.

Núcleo MBA

El centro neurálgico de las empresas son los elementos anteriormente mencionados, se les da tanto renombre por su funcionalidad como engranajes de la maquinaria llamada empresa.

Solo imaginen una empresa con un contador inepto, una creadora de contenidos sin una gota de imaginación, un manejador de marketing que no sepa deletrear la palabra o un RH sin empatía. La empresa se desmoronaría como las murallas de Jericho.

Lo anteriormente dicho no es exagerar, es establecer las bases por las cuales se regirá el mundo empresarial. Así que te sientes identificado con los elementos señalados, tomaste la decisión adecuada de subir a bordo y navegar en el mundo empresarial.